Amilcar Valencia: Ayudando Inmigrantes en Detención en Georgia

Amílcar se crió en una comunidad humilde en el Salvador y debido a limitaciones financieras y de acceso, él siempre supo que su realidad no le garantizaba educación superior o los recursos necesarios para asistir a la universidad. Aún así, su familia le enseñó a echarle ganas y trabajar duro para lograr sus sueños. Su comunidad le enseño a siempre ayudar.

Amílcar es uno de los fundadores y el director ejecutiva del ministerio El Refugio, la única organización basada en la ciudad de Lumpkin, GA que sirve a inmigrantes detenidos en el Centro de Detención de Stewart y sus familiares. Stewart es el tercer centro de detención más grande en los Estados Unidos y detiene personas del el sureste de E.E.U.U, y otros que son transferidos de la frontera de Estados Unidos y México. . Críticos del centro explican que ocurren muchos abusos de derechos humanos, así como negligencia de parte de los trabajadores en el manejo del centro de detención. Debido a la localización rural del centro, se le hace difícil a familiares de personas detenidas visitar así vivan en Georgia. El Refugio dona libros y ropa a las personas en detención, ofrece alojamiento gratis para familiares que visitan a sus seres queridos, y organiza grupos de voluntarios  que visitan a los inmigrantes cuyos familiares no pueden visitar así como visitas solicitantes de asilo que no tienen nadie quien los visite. Entre otros servicios, El Refugio también lucha por los que están en detención.

Amilcar1Una familia visitando El Refugio hace dos semanas. 

Amílcar ha trabajado sirviendo a su comunidad desde joven. Cuando un terremoto de nivel 7.5 afectó a El Salvador en 2001, él y sus amigos se juntaron para organizar eventos y recibir donaciones para repartirlos con familias afectadas por el terremoto.  Luego, él mismo grupo formó una ONG, y Amílcar fue parte de la Junta Directiva y el encargado de programación educativa para familias y estudiantes que necesitaban recursos escolares.

Cuando Amílcar se graduó del bachillerato, no tuvo los recursos para asistir a la universidad en El Salvador. Intentó entrar por dos años, sin embargo no puedo conseguirlo debido a los espacios limitados en la Universidad Nacional y porque su educación rural no lo preparó para el examen nacional. El siguió enseñando clases de computación en su comunidad rural y para otra ONG en un ciudad cercana. En ese tiempo, el Presidente de la ONG le habló sobre una beca a la Universidad Centroamericana (UCA). Después de escribirle una carta de recomendación y luego de 6 meses de estudio, Amilcar aplicó y fue aceptado con una beca completa que cubría todos sus gastos.

Amílcar se graduó cum laude con profesorado en Teología en el 2008. En El Salvador, siguió trabajando como un instructor de computación y en una escuela católica. Luego, se mudó a los EEUU para casarse con su prometida. Amílcar nos cuenta que su crianza y trabajos en El Salvador lo prepararon para su puesto actual con El Refugio.

Amilcar FamilyAmilcar con su esposa e hijo. 

Amilcar explica, “Yo siempre tengo en mente el lugar donde crecí. Nunca me olvido de mi país ni de mis paisanos. Estoy bien agradecido por la oportunidad que tengo de servir y por todas las bendiciones que he recibido en mi vida. Yo siento que es mi deber luchar por la justicia, servir lo más que pueda, y ayudar que otros vean las injusticias que ocurren en nuestra comunidad y hacer algo por cambiar esa realidad. También quiero decir que mi inspiración son las personas que conozco por mi trabajo. Las personas que visito y las familiar que se quedan en nuestra casita me dan esperanza. Ellos son mi motivación por todo que yo hago. Su tenacidad y resistencia me inspiran a trabajar por un trato acogedor y humano a los inmigrantes así también a trabajar para acabar con de la detención. También estoy inspirado por los voluntarios de El Refugio. Ellos están verdaderamente comprometidos a trabajar por la justicia mientras sirven a las personas atrapadas en el sistema de detención de inmigrantes.”

Unos consejos que él quisiera compartir con estudiantes y jóvenes profesional, es que sepan que jamás deberían darse por vencidos. Puede que la vida no te de todas las herramientas que necesitas para ser exitoso, pero eso no significa que dejes de soñar con un futuro mejor. Para aprender más sobre el refugio y los servicios que ellos ofrecen, visita a http://elrefugiostewart.org/

 

Izquierda: Amilcar recogiendo un inmigrante del Centro Stewart quien estuvo detenido por seis meses y salió bajo fianza. Derecha: Voluntarios y coordinadores de El Refugio.

Leave a comment